Retablo Mayor de San José de las Ventas. Una primera aproximación

Posted by on feb 23, 2015 in Bienes Culturales, Conservación, Gestión del Patrimonio, León, Patrimonio, Restauración, Retablo | 0 comments

RETABLO MAYOR DE SAN JOSÉ DE LAS VENTAS. LEÓN-

Parte I

Retablo de S. José de las Ventas. León

El retablo  mayor de la parroquia de San José de las Ventas de  León se adscribe dentro de la tipología de retablo expositor, que dedica un espacio principal a la exposición y veneración de la Sagrada Forma.

Es una obra pictórica y escultórica, intensamente narrativo, adscrito   estilísticamente al último Gótico.  Se pretende contarlo todo con una multiplicidad de episodios y de detalles iconográficos. Se recogen una serie de escenas de la Vida y Pasión de Cristo con una finalidad doctrinal y documental propia de este tipo de obras y de esta época.

El retablo fue realizado originariamente para la iglesia del Salvador de Valdemora (provincia de León) en el primer tercio del siglo XVI. En 1929 se construyó la iglesia de San José de las Ventas en la capital, obra del arquitecto Juan Crisóstomo Torbado en estilo neo-mudéjar y en 1932 ya está documentada la nueva ubicación del retablo en el presbiterio de la iglesia.

En esta obra conviven reminiscencias tipológicas del retablo hispano-flamenco pero ya avanza un estilo y unos planteamientos formales del primer Renacimiento [i].

La pintura hispano-flamenca tiene como fuente iconográfica, entre otra, la circulación de grabados, obras pictóricas, artistas (Juan de Borgoña, Juan de Flandes) Así, por ejemplo, la tabla denominada Jesús entre los Doctores (tercer nivel, calle izquierda) tiene su fuente de inspiración en grabados alemanes y es el mismo modelo utilizado en otra tabla del retablo de la iglesia de Villardondiego (Zamora)

Esa misma estética del norte de Europa se aprecia también en las actitudes de los personajes de tablas tales como El Prendimiento o el Camino del Calvario (Segundo nivel, calle izquierda y derecha respectivamente)

Por otro lado el influjo italiano se advierte en el interés por la simetría, la proporción y especialmente, por el intento de crear perspectiva y espacialidad. El estilo y la forma de hacer de Pedro y Alonso Berruguete se atisba en otras tablas tales como  El Nacimiento o la Presentación en el Templo (tercer nivel, calles izquierda y derecha respectivamente)

Existe una cierta contradicción estilística entre la arquitectura representada en la pintura de las tablas claramente renacentista y la propia estructural del retablo (cresterías, pináculos o gabletes) que sigue aún modelos góticos, a lo que hay que añadir un gusto claramente plateresco en la decoración del guardapolvo.

Técnicamente nos encontramos ante representaciones pictóricas de óleo sobre tabla en las que el dibujo forma una parte fundamental de la composición como trabajo previo. Estos dibujos se aprecian en la actualidad por haber “trepado” a la superficie como consecuencia de la paulatina transparencia del óleo. Gracias a lo cual se puede aprecia el trabajo detallado de formas, volúmenes y sombras de las composiciones.

Son obras de taller y aunque no se conserva documentación que atribuya el retablo a un taller en concreto, hay que citar que en esta época y en la ciudad de León trabajaron artista de cierto renombre tales como: Bartolomé Fernández, Felipe Suárez, Cristóbal de Colmenares o Francisco de Carrancejas. Pintores locales pero que ya acusaban en sus obras influencia extranjera, en su técnica, en el tratamiento del paisaje en la arquitectura o en los tipos de personajes.

DESCRIPCIÓN DEL RETABLO

Tiene estructura de tablero dividido en tres calles y cuatro cuerpos. Los huecos están ocupados por nueve óleos sobre tabla.

Se adscribe dentro de la tipología de retablo gótico de lámina o superficie, que se desarrolla únicamente en un solo plano vertical, que genera y transmite por tanto cargas centradas. Su equilibrio se asegura mediante una estructura independiente de apoyo, formada por elementos lineales ensamblados ortogonalmente. La estabilidad se consigue disponiendo y uniendo este entramado a las tablas proporcionando así suficiente sección.

Las únicas cargas fuera de plano corresponden a las tres esculturas de bulto ( Crucificado, El Salvador y San José con el Niño)  cresterías, entrecalles y guardapolvos y a los huecos de las hornacinas que albergan dichas esculturas.

Como separación de calles y cuerpos se recurre a elementos arquitectónicos goticistas; pináculos, cresterías, entrecalles, todos ellos tallados, calados y dorados al agua.

Los temas pictóricos sobre tabla ( de arriba abajo y de izquierda a derecha) son:

  1. La Natividad
  2. Calvario
  3. Presentación en el templo
  4. Jesús entre los Doctores
  5. La Oración en el Huerto
  6. El Prendimiento
  7. Camino del Calvario
  8. La Resurrección y la Ascensión a los cielos

Las esculturas de bulto representan:

  1. Crucificado que completa iconográficamente la tabla del Calvario
  2. El Salvador
  3. San José con el Niño. Esta obra es del siglo XVIII y viene de la Iglesia de Santa María del Mercado (León) Se trajo a la iglesia y se incorporó al retablo por la estar adscrita la parroquia a San José. Ocupa el lugar del expositor originario, retirado para albergarlo

En la calle central del primer cuerpo se ubica el sagrario exento  y de traza gótica.

Este retablo fue restaurado por Araceli Reyero Alario e Isabel Blasco.

[i] Rodicio, Mª Cristina., pintura del siglo XVI en la Diócesis de León. León 1983

 

FacebookTwitterWhatsAppBookmark/FavoritesGoogle+PinterestEmailPrintFriendlyCompartir es alegría!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>